PASIÓN POR LA TECNOLOGÍA EN IGUALDAD

 

Ese fue el título de la charla que el pasado 2 de marzo pudimos dar en el Instituto Español Juan Ramón Jiménez en Casablanca para alumnos/as de 4º de la ESO.

El público era exigente y venía muy interesado en conocer qué tenía que ver la tecnología con conceptos de igualdad y por qué podría suponer un desafío para ellos. Por lo que hemos podido comprobar en otras ocasiones, la gente más joven es menos consciente de las desigualdades y el machismo inherente en la sociedad por ello empezamos exponiendo el problema. Lo resumimos de forma que pudiera generar el primer debate: a partir de 1984 el número de mujeres que estudian carreras relacionadas con la informática comienza a caer. ¿Por qué?

La conversación se centró en analizar el mundo de la publicidad y del cine, la educación que recibimos en nuestras casas, los juguetes que usamos desde pequeños y los estereotipos que existen asociados a las personas aficionadas a la informática.

Como parte de un doble objetivo, les pedimos que reconocieran algunas figuras relevantes en el campo de la informática. El resultado de este pequeño test fue sorprendente ya que la información que ya tienen sobre personajes como Ada Lovelace, Hedy Lamarr, Alan Turing o Mark Zuckerberg es sobrada (sobre estos dos últimos, algunos alumnos destacaron que lo que saben es gracias a que “les hicieron una película”; la pregunta al aire fue “¿para cuándo una película sobre Ada o Hedy?”).

En el segundo bloque quisimos discutir con ellos un tema fundamental para esta comunidad: cuáles son las consecuencias de la falta de diversidad en el desarrollo de la tecnología actual. Hablamos de algoritmos, primero explicando el origen del término y del concepto y posteriormente exponiendo el caso que Joy Boulamwini visibilizó sobre el fallo de los algoritmos de reconocimiento de caras para personas negras (el cual les causó impresión y rechazo). Hablamos de coches autónomos y el dilema moral que supone decidir en caso de accidente. Este debate les llevó a preguntarse también de dónde obtienen la información los coches, en este caso, para juzgar qué tipo de persona somos, por lo que seguidamente hablamos de seguridad y privacidad a través de ejemplos que les causaron sorpresa y seguramente algo de conflicto.

A través de estos tres ejemplos pudieron entender la relación y la relevancia que tiene el factor humano en cuanto a qué se hace con la tecnología y cómo. Entendieron que para poder determinar la tecnología del futuro era importante que personas diversas, en su forma de ser, de pensar y de creer, formen parte de la misma y que por esta razón es necesario que luchemos juntos por la igualdad real.

Finalmente cerramos la charla animando al alumnado a cultivar su interés por la tecnología organizándose en comunidad y compartimos algunas herramientas y consejos para poder poner en marcha su proyecto.

Para nosotras la experiencia no pudo ser más enriquecedora, de ella pudimos aprender muchísimo, entre otras cosas, a no subestimar a nuestra audiencia, ya que el nivel de información que tenía el alumnado nos llevó a hablar de temas como la Deep Web, la seguridad informática o los sistemas de ayuda a la decisión sobre los cuales no nos esperábamos tanto interés.

Sin duda una experiencia a repetir en el futuro.

Realizado por Carmel Hassan en  https://yeswetech.org/2018/03/11/pasion-por-la-tecnologia-en-igualdad/